Saltar al contenido

ENTREVISTAS A DISTANCIA: LA ÚLTIMA MODA EN RECLUTAMIENTO VIRTUAL

entrevista trabajo videoconferencia

Las videoentrevistas y otras técnicas virtuales de reclutamiento ganan espacio dentro de las estrategias de selección de personal.

Las empresas adecuan sus técnicas de reclutamiento a las innovaciones tecnológicas. Dentro de la variedad de herramientas disponibles, las entrevistas virtuales contribuyen a agilizar los procesos de búsqueda laboral.

Se trata de videoconferencias que permiten entrevistar al candidato vía skype, sin tener que combinar una cita presencial . El beneficio es para ambas partes, ya que los postulantes no pierden tiempo ni dinero en viajes, mientras que los equipos de Recursos Humanos, al trabajar de manera remota, ahorran buena parte de su tiempo.

“Este sistema como el reclutamiento 3.0 le permite al cliente abaratar costos orientando esfuerzos a actividades más centrales de su organización”, explica Fabían Boggino, director de la consultora Jobing, especializada en servicios de teleselección.

Miguel Carugati, director regional de la consultora Page Personnel, entiende que una limitación de este tipo de entrevistas es que están supeditadas a la calidad de la conexión, lo que puede generar una inadecuada resolución de video. Asimismo, “no permiten apreciar tan nítidamente el lenguaje no verbal del candidato”. Luciana Espósito, una de las teleseleccionadoras de Jobing, coincide en que “la entrevista presencial es más intensa y rica que la virtual, en la medida en que la tecnología aún no ha podido reemplazar el aspecto humano”, pero asegura que la metodología que suma videoconferencias y tests virtuales “es suficiente para presentar al cliente una terna de calidad en tan sólo diez días”.

La consultora Ventrevista, con presencia en nueve países, desarrolló un formato distinto que promete reducir costos y tiempos en las búsquedas. La llamada “ventrevista” o videoentrevista automatizada, se diferencia de la videoconferencia en tanto no requiere que las dos partes estén presentes delante de la computadora en el mismo momento. Se trata de cuestionarios estandarizados que los clientes elaboran y envían a todos los aspirantes al puesto .

Cada postulante recibe el link de la videoentrevista, a la que puede dar inicio cuando lo desee. Las preguntas se le van presentando en su monitor de a una y tiene treinta segundos para pensar una respuesta y luego exponerla ante el micrófono, de frente a la cámara.

“En ningún momento el candidato conoce las preguntas antes de responderlas y tiene solamente una oportunidad para hacerlo. En este sentido, es una herramienta que simula fielmente lo que sería una entrevista personal , manteniendo la espontaneidad”, destaca Joaquín Calvo, director regional de Ventrevista.

Con las grabaciones se genera una base de datos audiovisual que el cliente puede consultar cuantas veces quiera. Incluso puede asignar puntajes a cada una de las respuestas o verlas por separado. “Si estamos verificando conocimiento técnico o de idiomas, podemos ir directamente a esa respuesta y ahí decidir si avanzamos con el resto de la entrevista o si descartamos al candidato”, ejemplifica Calvo.

En Direcciona –que contrató el servicio de Ventrevista–, las videoentrevistas estandarizadas son implementadas en el proceso de selección, después del primer contacto telefónico y antes de la entrevista presencial. “Si bien encontré un poco raro el hecho de no tener un entrevistador del otro lado, con el paso de la entrevista me fui soltando y la pude completar satisfactoriamente”, relata Gonzalo Merchuno, quien fue contratado por la empresa Drovet luego de superar la instancia de “ventrevista”.

“Es necesario que las preguntas sean lo suficientemente claras como para que el candidato las entienda perfectamente, ya que no dispone de la oportunidad de repreguntar”, afirma María Constanza Castro, gerente de Selección de Talentos de Direcciona.