Saltar al contenido

7 Señales de que la entrevista NO SALIÓ BIEN

entrevista que sale bien

Estamos seguros de que tu intuición no te engaña y cuando finalizas una entrevista de trabajo sabes si ha ido bien o no, pero para aquellos que podáis dudar os detallo algunas señales que transmite el entrevistador y que confirmarán que posiblemente hayas sido descartado del proceso.

Estas son siete señalas que te indicarían que la entrevista no salió como tu esperabas:

  1. El entrevistador no realiza preguntas para profundizar: Si en el transcurso de la entrevista observas que el entrevistador cada vez profundiza menos, o no te pide que amplíes la información que le has dado a través de tus respuestas, puede denotar que no está realizando una escucha activa, y por lo tanto que ya no está muy interesado en lo que dices, porque anteriormente haya tomado la decisión de que no eres el candidato idóneo.
  2. Sus gestos transmiten falta de interés: Utiliza las mismas armas que el reclutador, se que puede resultar difícil por los nervios, pero observa la comunicación no verbal del entrevistador. Al igual que tú, él también transmitirá mensajes a través de sus gestos, observa su mirada y el movimiento de sus cejas.
  3. El entrevistador no intenta “venderte” el puesto y la empresa: Si el entrevistador no realiza una labor de venta, argumentando aspectos positivos de incorporarte a su empresa y el puesto al que postulas, ten por seguro que algo ha ido mal y no eres su candidato. Cuando realmente existe un interés por parte del entrevistador, intentará que quedes seducido por el puesto y la empresa.
  4. Monopolizas la conversación y el entrevistador no te corta: El entrevistador ha detectado en ti el perfil del “Elocuaz”, y seguramente hayas “metido la pata” contando algo que no deberías y dando explicaciones superficiales, sin aportar ningún dato de interés sobre tu trayectoria profesional o académica, intentando dirigir la entrevista y alargándola innecesariamente.
  5. El entrevistador no pregunta sobre “en cuánto tiempo podrías incorporarte al puesto”: Siendo realista, me atrevería a decir que en un elevadísimo porcentaje, las organizaciones no planifican bien sus necesidades de personal, provocando que las nuevas incorporaciones sean urgentes (cuantas veces habré escuchado lo de “la incorporación debe estar para ayer”), por lo que si un entrevistador no se interesa por conocer tu disponibilidad para incorporarte, es una señal de que habrás sido descartado.
  6. Al finalizar la entrevista no comenta nada sobre como continuará el proceso: De forma generalizada, la manera de despedirse es la típica frase “Nos pondremos en contacto con usted en el caso de que continúe en el proceso de selección” o  “Lo volveremos a llamar en el caso de que pase a la siguiente fase del proceso”. Estas palabras no significan que continúes en el proceso, ya que quizás al entrevistador todavía le falten muchos candidatos a los que entrevistar para tomar una decisión, pero la ausencia de estas puede confirmarte que ha dejado de estar interesado en tu candidatura.
  7. La entrevista es demasiado corta: Aunque no existe un tiempo estandarizado para la realización de una entrevista,  si dura menos de 15 minutos es probable que no seas el candidato seleccionado. La mayoría de entrevistadores suelen excederse en la duración de las entrevistas cuando les ha gustado un candidato, indagando sobre más aspectos de éste.